David J. Skinner

lunes, 24 de junio de 2013

Tildes de más

Otro tema que no queda claro es cuándo se acentúan este, ese y aquel (y sus correspondientes variaciones en género o número). Vamos a ver unos cuantos ejemplos para intentar discernirlo con claridad.

–Quiero esta copa.

Ninguna duda de momento, ¿verdad? “Esta” funciona como adjetivo demostrativo, modificando “copa”. Vamos a hacer la frase un poco más compleja.

–Quiero esta –dijo, señalando hacia una pequeña copa plateada.

Aquí debería haber una tilde… ¿o no? En realidad, y a pesar de lo que mucha gente cree, en este caso tampoco llevaría tilde. ¿Hay alguna posibilidad de confusión en la frase? Definitivamente, no. Y las tildes diacríticas solamente se usan cuando existe riesgo de confusión.

–¿Compraron esas copas? –preguntó el dueño, viendo como las mujeres se alejaban.

Seamos sinceros: la mayoría de personas usaríamos la frase anterior de la forma en que la he escrito, sin tilde. Sin embargo, puede ser que con “esas” no nos quisiéramos referir a las copas, sino a las mujeres. En este caso, la frase sería así:

–¿Compraron ésas copas? –preguntó el dueño, viendo como las mujeres se alejaban.

Seguro que os ha parecido una explicación extraña en esta ocasión. Sí, el ejemplo es raro, pero lo importante es lo siguiente: los demostrativos “este”, “ese” y “aquel” NO LLEVAN TILDE SI LA FRASE NO PUEDE DAR LUGAR A CONFUSIÓN. Es decir, que sean pronombres no los califica, por así decirlo, para llevarla. Y, si bien es cierto que la ausencia de tildes en las palabras que deben tenerlas es una falta ortográfica, también lo es colocarlas donde no van.

Aprovecho para comentar lo mismo sobre “solo”. Como sabéis, esta palabra puede funcionar como adjetivo o como adverbio. Cuando funciona de esta última forma, siempre puede ser sustituido por “solamente” o “únicamente”, pero que lleve tilde dependerá de si la frase puede generar confusión.

–Puedo arreglar este cable solo.

–Puedo arreglar este cable sólo.

La primera frase podría cambiarse por “no necesito ayuda para arreglar este cable”. La segunda, por otro lado, sería algo como “no puedo arreglar más que este cable”.

–Ellos solo tomarán un café solo.

No, ninguno de los “solo” tendría que llevar tilde. El segundo porque es un adjetivo (café solo), y el primero, incluso siendo un adverbio, porque no crea ambigüedad en la frase. Aun así, lo más apropiado sería cambiar el primer “solo” por “únicamente” o por “nada más”, para no repetir la misma palabra en la frase. Un tema exclusivamente estético, aunque no por ello falto de importancia.

Así que, recordad: tildes, sí; pero donde correspondan. Y, ante la duda, siempre podemos usar sinónimos y evitar estar dándole vueltas a si la frase puede o no ser ambigua.