David J. Skinner

lunes, 13 de mayo de 2013

¿Que dices qué?

que

Saber cuándo hay que usar "que" o "qué" puede ser relativamente sencillo, pero sin duda es complicado de explicar (no hay más que mirar las normas ortográficas de la RAE para darse cuenta). Hay una "verdad" que suele ser cierta la mayoría de las veces: si está en una oración interrogativa o exclamativa, lleva tilde.

Por desgracia, esto no se cumple en otras muchas ocasiones, como se puede ver en el título de este artículo. Y también un "qué" puede llevar tilde, sin encontrarse en una oración interrogativa ni exclamativa. Lo mejor que se me ocurre para explicar las diferencias entre ambas palabras es usar algún que otro ejemplo.

--¿Que acaba de pasar?

--¿Qué acaba de pasar?

¿Cuál de estas frases es correcta? Ambas lo son, pero cada una significa una cosa. Si las frases fueran pronunciadas en voz alta, comprenderíamos por el tono lo que quiero decir; como no es el caso, vamos a analizarlas.

En la primera frase, donde usamos "que" sin tilde, podríamos imaginarnos una situación: María y Luisa están en una discoteca, tomando algo. María pregunta por Tomás, un amigo suyo que ya parece estar retrasándose, pero éste ya ha entrado y, sin verlas, ha avanzado hasta una sala más adelante. Luisa, que no tiene muy buen "feeling" con él, se ha hecho la despistada.

--Tomás se retrasa --dice María.

--No --Luisa deja su vaso y mira a su amiga, señalando hacia el fondo del local--. Ahora ha pasado delante de nosotras, y se encuentra allí.

--¿Que acaba de pasar? --pregunta María--. ¿Por qué no me lo has dicho?

Creo que este pequeño diálogo deja más o menos claro el tono de la frase.

Pasemos a la segunda. En esta ocasión, el "qué" lleva tilde, y el significado es completamente distinto. Volvemos a coger a María y a Luisa para ilustrar la situación. Ambas chicas están en la discoteca charlando (ya se han olvidado de Tomás) cuando, de repente, se escucha un fuerte sonido en el exterior, y el suelo del local vibra.

--¿Qué acaba de pasar? --pregunta Luisa.

--No lo sé --María deja su vaso y mira hacia la puerta--. Parecía una explosión.

Bueno, los ejemplos son un poco burdos, pero sirven para ver la diferencia de entonación entre ambas preguntas. Cuando tengamos dudas sobre si hay que usar una tilde o no, el tono de la frase nos dará la respuesta.

Vamos ahora con otras frases distintas.

---¿Que va a vender Juan?

---¿Qué va a vender Juan?

Dos nuevas frases con una sutil diferencia de escritura, pero con una gran diferencia de pronunciación y significado. En este caso voy a explicar ambas más rápidamente.

La primera indica que estoy preguntando si Juan va a dedicarse a la venta, o si va a vender algo en concreto (pero no incido en lo vendido, sino en el vendedor). Otra forma de preguntarlo sería "¿Juan va a vender?".

En la segunda pregunto por el objeto de la venta. Una frase equivalente podría ser "Me pregunto lo que va a vender Juan".

Lo que está claro es que las respuestas serían distintas para cada pregunta. Mientras que la primera se podría responder con un "sí" o con un "no", la segunda requiere, como digo, indicar el objeto de la venta.

--¿Que va a vender Juan? --Sí.

--¿Qué va a vender Juan? --Limones.

No quiero aburrir más. Pongo las últimas dos frases.

--No hay que beber.

--No hay qué beber.

En la primera frase, lo que quiero decir es que no bebamos nada. Tal vez tengo la duda de que hayan envenenado las bebidas o algo, quién sabe...

La segunda, por otra parte, indica que no hay nada para poder beber. Puede que haya venido un invitado a casa, y no pueda ofrecerle ni agua.

¡Espero que os haya servido de ayuda!