David J. Skinner

lunes, 15 de abril de 2013

Escritores noveles y auto-edición. ¿Merece la pena arriesgarse con ellos?

Es probable, para muchos lectores, que una trama en la que los códigos encerrados tras antiguos cuadros escondan el mayor secreto de la Iglesia, u otra en que una ciudad queda encerrada dentro de una cúpula de cristal, no serían tan atractivas sin un apellido como Brown o King tras ellas. O, no nos engañemos, sin una campaña de marketing imposible para pequeñas editoriales (por no hablar de escritores auto-editados).

Sin embargo, hay escritores noveles que, sin haber llegado a grandes editoriales, también han triunfado. El caso de J. K. Rowling y su Harry Potter es el ejemplo más evidente, aunque debemos recordar que el señor King también empezó desde abajo. Incluso Umberto Eco se auto-financió algún libro.

La primera conclusión que, creo, podemos sacar de todo esto es que existe literatura de calidad más allá de las grandes firmas y de los grandes nombres (al igual que, por desgracia, hay libros que se encuentran entre los más vendidos y tienen una calidad... discutible).

ESCRIBIENDO¿Qué argumentan los detractores de la auto-publicación? Lo que más he escuchado es que un libro editado por la misma persona que lo escribe, carece de un filtro de calidad. Dicen, con toda la razón, que alguien no puede "examinarse" a sí mismo. Correcto, peeeeero un escritor que se auto-edita puede seguir los mismos pasos que una editorial. A fin de cuentas, su nombre y su reputación están en juego, no nos olvidemos. En realidad, tiene más que perder que una editorial (porque si nos encontramos un libro de una editorial grande con faltas de ortografía, un argumento horrible y un ritmo cansino, no dejaremos de comprar en esa editorial; dejaremos de comprar a ese autor). Además, el criterio de selección de una editorial está enfocado a las ventas, y no a la calidad. Muchas veces, ambas cosas coinciden; otras, no.

¿Son mejores, pues, los libros auto-editados? No hay una respuesta a esta pregunta. Algunos serán mejores y otros serán peores. O, mejor dicho, unos nos gustarán más y otros menos.

¿Merece la pena arriesgarse con ellos? Definitivamente, sí. Esa es, al menos, mi opinión.

En esta misma página podréis encontrar diversas opiniones (que yo llamo reseñas, en un alarde de soberbia), y algunas entre ellas son de libros de algún autor que está comenzando. ¿Os animáis a echarles un vistazo?