David J. Skinner

miércoles, 11 de diciembre de 2013

Legado de sombras - 1

Exordio



(El índice de capítulos, en la barra lateral derecha del blog, puede usarse para acceder al capítulo deseado)

Creo que la oscura celda que me rodea es el efecto de una serie de causas que, a su vez, fueron originadas por causas anteriores. Nunca había tenido fe en el destino, ni pensaba que la vida de los seres humanos estuviese dirigida desde el nacimiento hasta la tumba —la cual me recibirá en breve— por el capricho de Dioses que ni siquiera conocen nuestros nombres.

Ahora, sin embargo, no tengo más remedio que rendirme ante la evidencia.

Hace casi tres meses, tal vez más, o quizá mucho menos, que atravesé la enrejada puerta. Tres meses sin más compañía que las pocas ratas vagabundas que osaban aventurarse hasta este recóndito lugar de sufrimiento y muerte. No obstante, no será el hambre lo que acabará conmigo; cada noche, mientras duermo, los restos del día anterior son sustituidos por cuencos repletos de viandas. Así de cruel es mi sino, que no me permite morir en lugar de esperar sin esperanza mi final.

Seguro que te preguntarás el motivo de mi cautiverio. ¿Qué acción tan horrible había realizado para recibir un castigo así? Como ya he contado, no soy más que una marioneta movida por los hilos de la divinidad. No es una excusa, te lo aseguro. Si conocieras mi historia, también sacarías las mismas conclusiones.

De hecho, aquí dentro hay más tiempo que cosas por hacer, así que, ¿por qué no narrarte mis desventuras? Siéntate, ponte cómodo. Yo me apoyaré contra la fría pared de piedra, bajo la ventana tapiada que no me permite ver el sol, ni la luna, ni las estrellas, y empezaré mi relato.