David J. Skinner

jueves, 7 de noviembre de 2013

Qué de dequeísmo


rae


El dequeísmo y el queísmo son dos errores en los que podemos incurrir de vez en cuando. ¿Nunca habéis tenido dudas sobre cuándo usar “de” entre el verbo y el “que”? Vamos, entonces, a ver de forma sencilla cómo evitar el mal uso.

Estoy seguro de que es así.
Estoy seguro que es así.
Seguro que es así.
Seguro de que es así.

Cuatro frases muy similares. Dos de ellas, escritas de forma incorrecta. ¿Cuáles? Formulemos una pregunta que sea respondida con estas frases.

¿De qué estoy seguro?
¿Qué estoy seguro?
¿Qué es seguro?
¿De qué es seguro?

Cuatro preguntas para cuatro respuestas. ¿A que resulta mucho más sencillo identificar las preguntas incorrectas? Nunca haríamos una pregunta como “¿Qué estoy seguro?”, ¿no es cierto? Así que su respuesta, “Estoy seguro que es así”, no sería válida. De la misma manera, “¿De qué es seguro?” anularía el “Seguro de que es así”.
Un par de ejemplos más:

¿Qué me alegra? Me alegra que estés por aquí.
¿De qué me alegro? Me alegro de que estés por aquí.

Si os habéis quedado con dudas, comentádmelo e intentaremos ver cómo solucionarlas. ¡Que paséis un buen día!